Avisar de contenido inadecuado

Fundí el presente con el pasado

{
}

Grande como un centro comercial, tanto que no recuerdo los límites, tan inmenso que no sería capaz de contar la gente que allí había. No llegué a ver las paredes ni su decoración, no me importó entonces, ni me pareció importante en aquel momento. No sabría decir en que momento del día me encontraba, o de la noche. Tampoco importó.

Es curioso el mundo que creamos en nuestras cabezas, en lo más profundo del subconsciente, en los sueños. No importaba el lugar, la compañía, ni el momento. Simplemente estaba allí rodeado de gente, gente que no reconocería, porque no la ví.

Si intentara recordar que me llevó a ese lugar, perdería el tiempo. Tampoco era transcendente. De igual manera sería adivinar que sentía en ese momento. ¿Calma?¿Sosiego? No lo sé. ¿Acaso importa? Curiosos los sueños que no necesitan un porqué. Y curioso nuestro comportamiento ante ellos por que no lo exigimos. Aceptamos ese presente y lo vivimos de forma natural. Casi más naturalmente que nuestra própia vida. Nos entregamos a lo que sucede en ese mismo instante, lo sentimos y actuamos en consecuencia. No importan tampoco nuestros juicios por que prescindimos de ellos. Somos libres dentro de nuestras cabezas.

Una sensación suave y ligera se aproxima hasta encontrarme, la presencia de otro ser está muy cerca de mí. Tan cerca como cuando reposa tu cabeza sobre el pecho de otro, y aunque no puedas ver su rostro, lo sientes sobre tu coronilla, respirando el aire que rodea tu pelo. Tan cerca que casi se convierte en una caricia. Y me entrego a ese placer sin buscar con la mirada al responsable. Sintiendo ese tacto etereo rodeando mi espalda, susurrando sin palabras tras mis orejas, mi cuello... entregándome a sus labios despues sin necesitar explicaciones.

Hoy he soñado contigo, de una forma abrumadora. Hoy he usado todos mis recuerdos almacenados; tu olor, tu voz y la forma de moverte, para traerte, de alguna manera, junto a mí en este presente creado por mi ensoñación. Es increible lo poderosa que es la mente. Decidió por sí misma llevar esto a cabo, sin consultarme, sin pensar en lo perturbador que podría llegar a ser. Hasta sacudir mi realidad y envenenarme este día. Hoy ha sido un día largo y agotador en el que no he dejado de recordarte. He vuelto a sentir tu falta cuando creía que no la necesitaba... O eso me ha hecho sentir mi mente, que ingenua, simplemente ha recreado un momento de felicidad para mi deleite. Y obstinada mi consciencia busca un "por que" a cualquier situación.

Me siento avergonzado por ser tan hipócrita y necio. Un simple ser humano que no sabe interpretar un sueño... intentando pensar que he de interpretarlo. Que necio.

Debería aprender de lo que hago dormido, debería aceptar los hechos como ciertos y únicos en cada momento. Sin analizar los acontecimientos en busca de culpables. Consciencia... te odio.

{
}
{
}

Comentarios Fundí el presente con el pasado

Sad,  no odies a tu conciencia, hay veces, que lo hace sin querer, pobre, perdónala!!!

Un beso, de la niña astronauta?? jajajajajaja.
luzdeluna Luz 18/09/2010 a las 21:25
No necesita que la perdone, ni mi aprobación. Es como es. Aceptarla es el principio de todo.
Procura no quitarte la escafandra al mandarme el beso... no vayas a quedarte sin aliento, Luz.
Estampo otro en el cristal de tu gran casco..

Deja tu comentario Fundí el presente con el pasado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre